Emotivos

... y aquí están las emociones que se convirtieron en palabras porque no sabía como expresarlas o simplemente no podía hacerlo.
Como un esclavo que lanza un grito de libertad cuando logra escapar de su cautiverio.
Como una oruga que sale majestuosa de su capullo convertida en mariposa.
Como las olas atraídas por la luna buscando llamar la atención.
Y como cuando uso las cadenas de mi corazón y mi mente para atar ideas con otras formando una barrera dulce, segura pero impenetrable.

jueves, 16 de febrero de 2012

Dispuesta a ser yo

Confieso que últimamente no me sentí para nada especial, ya que las cosas no se daban como yo quería y pensaba que el tiempo desaprovechaba mis capacidades.Empecé a sudar, a llorar, a sentirme miserable, derrotada...pero todavía había en mí esa voz que decía "No te rindas, necesitas sabes hasta dónde llegas" así que, a pesar de toda la decepción que me rodeaba, empecé a luchar, a creer.
Tal vez para algunos la esperanza sólo sea una pérdida de tiempo, una gota que es insignificante en este mar de pesimismo. Pero yo no creo en ninguna de estas cosas.
Posiblemente me caiga y me rompa todos los pedazos de valentía que me quedan, posiblemente me deje llevar por la tormenta, o me deje comer por ese agujero silencioso que nos rodea; pero la cuestión es esa: sólo estoy diciendo "Posiblemente".
No voy a llegar a saber si esta emoción me durará siempre hasta que se derrumbe.
No voy a saber cuanto tiempo durará la tormenta hasta que acabe.
Y nunca voy a llegar a saber si tengo límites si me rindo.
Quiero tomar todas las oportunidades que entran a mi vida, porque, por lo menos, sé que son correctas en este momento.
No quiero llegar a mi último suspiro preguntándome que habría pasado si hubiera tomado el agua que baja de las profundas nubes.
También confieso que me dan ganas de llorar cuando llego a vislumbrar el camino que me queda por recorrer. Pero estoy dispuesta luchar mucho más, a hacer arder esas leñas que están escondidas en mi interior esperando su momento, estoy dispuesta a ser yo.

1 comentario:

Izzy dijo...

¡Cuánta razón! Nunca hay que dejar de luchar para conseguir tus objetivos, porque si no lo intentas, tienes 0 posibilidades de conseguirlo.

¡Besos!

Entendí que no puedo cambiar el mundo, pero también que el mundo no puede cambiarme a mí
Vivimos en un laberinto, donde buscamos encontrarnos a nosotros mismos perdiéndonos constantemente

NO al maltrato animal